Blog de desarrollo personal

Dedicados al talento humano

Habilidades que demandan las empresas hoy

INTELIGENCIA EMOCIONAL.

La cual la podemos descomponer en varios temas para su mejor comprensión.

Autoconocimiento

Resultado de imagen para imagen autoconocimiento

El autoconocimiento es la capacidad de conocer cómo las emociones funcionan en uno mismo. Hay personas en las que el estrés se manifiesta tratando de bloquear los canales de comunicación con los demás y aislándose otras por su parte prefieren procrastinar las tareas que les producen ese estrés. Volverse consciente de estos aspectos ayuda a desarrollar el autoconocimiento.

Si sabemos cómo funcionan las emociones en nuestro cuerpo, sabremos cómo, por qué y cuánto nos afectan, qué situaciones las provocan y cómo evitar que emociones como el estrés, el miedo al rechazo o la frustración nos impidan realizar nuestro trabajo.

El  autoconocimiento es clave para rendir al 100% tanto en su trabajo como en su vida

Autocontrol

Resultado de imagen para imagen autocontrol

Una vez que una persona se conoce a sí misma, puede controlarse, pero no al revés. Por eso el autoconocimiento es previo al autocontrol.

Por tanto, la inteligencia emocional en el trabajo exige primero que una persona sepa cómo y por qué le afecta el estrés y después cómo controlarlo, por ese orden. Esto se aplica a todas las emociones dolorosas: frustración, rabia, abatimiento, desmotivación, etc.

Una persona que no puede controlarse en situaciones de crisis puede ser perjudicial para la organización.

Automotivación.

Resultado de imagen para imagen automotivación

En las empresas actuales aunque debe primar la motivación, es cierto que a este factor no se le da el lugar preponderante que debería tener. Por lo tanto podemos aplicar hábitos que nos auto motiven.  Por ejemplo. Hacer 20 minutos de ejercicio, más otros 20 de meditación todos los días puede hacer un cambio drástico en nuestro rendimiento.

Otra practica importante para la automotivación es tener un plan de vida bien estructurado, con metas retadoras, pero también con metas pequeñas que pueden ser cumplibles y nos catapulten a lograr las metas mayores mas fácilmente.

Estos tres pasos, autoconocimiento, autocontrol y automotivación, forman lo que se conoce como inteligencia emocional intrapersonal. Una vez que esta se encuentra estable, podemos pasar a la inteligencia emocional interpersonal.

Empatía

Resultado de imagen para imagen empatia

La empatía implica saber qué sienten otras personas y conocer cómo le afecta una emoción determinada. Sin embargo, como decíamos, solo puede alcanzarse si la inteligencia emocional intrapersonal está bajo control. Aprender a revisar continuamente el lenguaje del cuerpo de los demás puede ser muy beneficioso cuando se trata de lograr entender lo que los demás sienten, cuando tienen alguna interacción directa con nosotros.

Un vendedor con buena empatía fácilmente puede detectar cuando un cliente está listo para cerrar negocio.

Realizar algunos cambios en nuestra forma de tratar a las personas puede llevarnos a mejorar continuamente. Al decir continuamente quiero manifestar que es un tipo de inteligencia que se puede desarrollar a través de la practica y la observación continua de las personas con las que laboramos.

 

CAPACIDAD PARA RESOLVER PROBLEMAS

En 2018 el 62% de los reclutadores buscaron personas con la capacidad de resolver problemas.

La capacidad para resolver problemas se puede definir como la eficacia y agilidad a la hora de encontrar soluciones a los problemas surgidos. Una de las características es la creatividad para encontrar soluciones diferentes a las que han se han planteado siempre. Pero tal vez lo más importante es poder ver el problema desde afuera sin quedarse centrado todo el día en el mismo y pasar la página. Una persona que se deja llevar por la desazón de un reto a solucionar y queda todo el día centrado en ese evento es poco productiva.

 A veces las soluciones que toman las empresas pueden causar más costos que las normas que se imponen en un momento dado para darle solución al problema. Por ejemplo, la empresa se ve obligada a prescindir de los servicios de un vendedor porque estaba sustrayendo el dinero.  La solución no solo es despedir a ese empleado sino también a todos los que sostenían buenas relaciones con el por mera sospecha, Entonces prescinden de un capital humano que ya estaba formado en la empresa y se ven abocados a tener que formar una nueva fuerza comercial y pagar onerosas indemnizaciones. Esto también conlleva a que el clima laboral de la empresa se dañe y que todos teman que por ser amigo de alguien se pueda ver comprometido su puesto de trabajo.

A continuación vamos a ver las formas de afrontar un problema:

-Definirlo, y situarlo en el contexto.

 -Buscar las posibles soluciones.

-Valorar las consecuencias positivas y negativas de cada una de ellas.

-Elegir e implementar  la más conveniente.

-Hacer la trazabilidad y tomar las medidas para que no vuelva a suceder.

Algunas personas son como el leñador que no afila el hacha porque no tiene tiempo para hacerlo o no sabe cómo se hace. ¿Parece ilógico cierto? Pero es algo que sucede muy seguido especialmente en empresas familiares donde solo el dueño es el que tiene la potestad de cambiar algo.

RESILIENCIA

Resilencia: la capacidad de enfrentar y superar una dificultad. Vital en el mundo laboral, ya que los profesionales deben sortear las adversidades.

La resiliencia es en otras palabras la capacidad que tiene cada persona de pasar la página después de una situación que le proporciona mucho estrés o que se convirtió en noticia y lo saco de su labor habitual por unos momentos.

Ejemplo 1: En un edificio, sucede un temblor,  con la consecuente ruptura de una vidrio de una ventara,  evento en el cual nadie salió lastimado y el personal de mantenimiento está encargándose del caso,

Actuación de la persona NO resiliente:  Chatea con la familia para comentarle el caso, y le manda la foto a todos los grupos donde pudieron perder la vida muchas personas. Revisa las noticias y comenta con sus compañeros acerca de lo que sucedió y el peligro en el que se encuentran. Solo habla de ese tema todo el dia y le comenta a los clientes que llegan al respecto. Al dia siguiente sigue con el tema por lo menos el 20 % del dia,

Actitud de una persona con Alta resiliencia con el mismo caso.

Llama a su familia a verificar que todos estén bien.  Recuerda los planes de evacuación. Sigue con su trabajo.

Ejemplo 2.  Se perdió un cliente debido a una mala planificación.

El que tiene poca resiliencia, trata de buscar a personas o situaciones como las culpables de su mala planeación, y le cuenta a todo su grupo de pesimistas, la situación desde su óptica y siente que el no es culpable.

El resiliente: Hace la trazabilidad para ver que produjo la pérdida, revisa los procesos para que no vuelva a suceder y contacta de nuevo al cliente para reengancharlo con un plan preconcebido que seguramente no podrá rechazar.

En contra de la creencia popular, la resiliencia no es una cualidad innata sino que se adquiere. Si deseas adquirir esta capacidad de resiliencia te presentamos algunos tips que te ayudarán a ganar resiliencia y por ende te ira mejor tanto en el trabajo como en tu vida.

Intentar rodearse de personas que vean la vida con optimismo. Como entre semejantes se atraen; los pesimistas estarán formando su propio grupo para quejarse de cualquier cosa. La diferencia entre una empresa que crece a una que decrece es que tamaño del grupo de los negativos y de los que asumen su papel y se encargan que todo salga como debe ser.

No creer en los fracasos, es preferible pensar que las cosas que nos pasan son oportunidades de aprender. Solo se puede crecer con las adversidades.

Tener claras las metas que tiene en la vida. No logramos nada si no sabemos a donde vamos; para esto es importante tener un plan de vida que incluya pequeñas metas que podemos cumplir en un tiempo determinado.

Ser perseverante. Trazarse un camino no es suficiente sino nos empeñamos a seguir este camino, aunque las adversidades aparezcan debemos recordar cual es el camino trazado y hacia cual de nuestras metas le estamos apuntando. Después de cada día preguntarnos si lo que hicimos hoy nos aleja o nos acerca a nuestras metas.

Se flexible ante los cambios.  No todo sucede tal como lo planeamos y el cambio es una constante en el universo, y precisamente la resiliencia se trata de aprovechar en cambio a nuestro favor. Los cambios en una empresa a veces nos generan poca empatía pero podemos adaptarnos y tomarlos de la forma mas optimista posible.

Controla el estrés. El estrés puede llevarnos a adquirir el síndrome de Burnout, que lo padecemos cuando ya no le vemos nada positivo a nuestro trabajo; cuando estamos en esta etapa ya no hay marcha atrás, lo mejor sería cambiar de trabajo; la mala noticia es que si no cambias de actitud, hasta la  mejor empresa con el tiempo te parecerá la antesala del infierno

Seamos flexibles con las opiniones de los demás y escuchemos. Se considera a un buen conversador realmente a la persona que escucha. Si nos consideran buenos para escuchar seremos considerados mejores personas.